Blog

Familia y Literatura para Niños

Niño leyendo 

La relación de los niños con la literatura infantil comienza en los primeros meses de vida. Es así como las milenarias canciones de cuna nos muestran el testimonio de un saber humano que no nace del ámbito académico, sino que surge del encuentro emocional, de la necesidad de estrechar al bebé para sentirlo y dejar que comparta las emociones del adulto que lo mece.

A medida que el niño crece y toma contacto con los libros de cuentos, rimas, canciones, nanas, entre otros, construye su subjetividad, su arma más poderosa para afianzar la construcción de conocimientos, ampliar su forma de expresarse y seguir desarrollando su creatividad.
Graciela Montes (2005), sostiene que desde muy pequeños y antes de disponer del lenguaje, los niños leen y perciben el mundo en el que están. Cada uno “lee” el mundo desde su subjetividad, a partir de los fenómenos de su entorno. Más adelante, cuando entran al mundo escrito, ingresan a un universo de significaciones sociales y culturales.

Teniendo en cuenta la postura de la autora se considera que la escuela es un ámbito educativo en el que se genera la gran ocasión para acercarlos a la literatura, desde el espacio social que permite la creación de una comunidad de lectura, siempre y cuando el docente la propicie, ejerciendo el rol de mediador.

  La familia como mediador

Pero ahora que estamos en pandemia, ¿Quiénes son los mediadores? Los adultos de la familia somos quienes asumimos el rol y le ofrecemos a los niños/as los textos para acercarlos al mundo literario, de esta forma los acompañamos a conocer este gran mundo y lo articulamos con las actividades del jardín de infantes o el colegio. Seguramente se generen miles de preguntas como; ¿Cuándo leemos?, ¿en qué momento?, ¿Qué leemos?, entre otras. Es ahí cuando comenzamos nosotros mismos a explorar, y buscar nuevas alternativas literarias.

 Una de las preguntas más comunes es ¿Por qué leer? Leemos por placer y para desplegar la imaginación, la creatividad y la invitación a nuevas reflexiones, para estimular la fantasía y, así, enriquecer el mundo interior de los niños.

¿Cuándo leer? Teniendo en cuenta que un lector se construye poco a poco, leemos cuando están en nuestros brazos desde la primera canción de cuna, con las primeras palabras y nuestra mirada. Luego vamos a incorporar el libro como objeto también desde temprana edad, donde la continuidad es importante y significativa. ⠀

¿En qué momento? El momento va a hacer placentero y compartido, (antes o después de merendar, de cenar, también antes de dormir) Un momento donde nosotros observemos que es el adecuado e ir transformándolo en la gran ocasión.⠀
Como dije antes, el momento es desde temprana edad, la literatura no tiene un rango estipulado porque somos nosotros quienes incentivamos este instante donde compartimos poesías, adivinanzas, cuentos, novelas, canciones, etc.⠀

¿Podemos pautar un tiempo?⠀
Si, podemos. Teniendo en cuenta la edad del lector, la atención, escucha. Generando un lugar para compartir la lectura, un espacio placentero, y paso a paso hacerlo rutina e instalarlo. ¡Ojo! Hay que tener ganas, no tiene que ser forzado, sino el momento se pierde. ⠀

Pero también debemos considerar que la familia es parte de esta gran ocasión, teniendo en cuenta la situación actual de pandemia que nos atraviesa es fundamental seguir acompañando y presentando a los niños/as distintos géneros literarios.

¿Qué leer?⠀
Podemos leer poesías, donde encontramos canciones, adivinanzas, trabalenguas, poemas, “todo va dirigido al corazón, no a la razón” dice Liliana Cinetto, autora de grandes sueños en papel. Y a quien escuche para escribir parte de este aporte al blog.
También encontramos cuentos y ahí tenemos otro abanico para descubrir temáticas, personajes, historias, volvemos a leer cuentos tradicionales, y podemos conocer nuevas versiones. Novelas con las cuales podemos generar ese momento de espera capítulo a capítulo, día tras día. ⠀

¿Cómo?⠀
Al ser parte de esta lectura participamos jugando con nuestra voz y sus tonos, expresiones y movimientos con nuestro cuerpo, nuestra cara, sin vergüenza porque es nuestro momento. Los chicos sienten que el adulto se convierte en niño, como ellos al darle el toque especial a la historia. ⠀

Los invito a leer el cuento, ¨GIRA QUE TE GIRA, MAMÁ GAIA CON DON SOL¨, generando un lugar de encuentro diferente. Buscando una manta, almohadones y disfrutar de un momento de lectura al aire libre. El lugar puede ser el balcón, el patio, etc. Es simple la propuesta, pero genera mucho.

Me gusta la idea de poder sentirnos abrazados por el libro al desplegarse y poder jugar a través de sus adivinanzas mientras leemos juntos.

Lo importante es compartir y disfrutar del momento.

Mariela Lucero

Mariela Soledad Lucero: Docente de nivel inicial y librera de Te cuento mi cuento, a través de la librería acercamos distintos títulos para los niños/as, las familias, docentes y especialistas. Reseñamos, compartimos encuentros literarios y asesoramos por medio de las redes sociales.

Facebook: Tecuento_micuento
Instagram: @tecuento_micuento

Para conocer nuestra propuesta de Productos Eco Amigables, visiten: https://ideasamigables.com/tienda

Un comentario en “Familia y Literatura para Niños

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *