Blog

Hay que probar…

Hay que probar. Animarse. Desenchufar las pantallas. Escaparse y probar otra cosa. El juego analógico, desprogramado. El juego que en vez de alcanzar niveles, los borronea. No hay a dónde llegar: hay que jugar. El objetivo no es una meta: es el mientras tanto.

Jugar a juegos que enseñen sin obligar. Que estimulen y desafíen. Que abran ventanas en vez de cerrarlas.

En casa las adivinanzas se hacen, se inventan, se repiten. Se ríen: cualquier cosa puede ser adivinando o adivinado. Cualquiera puede ser adivinador.

Elegimos el juego “Adivinanzas: pienso, pienso y adivino” porque es uno de los preferidos. Se va en el auto, viaja al mar o se mezcla entre las cosa de un picnic. Se juega en la sobremesa o cuando vienen amigos. Son tres juegos en uno: se juega a adivinar, se aprenden datos curiosos y trabaja los estímulos visuales -colores, formas, figuras-. Es portátil, como las buenas cosas. Lo divertido tiene que poder acompañar el movimiento de los chicos. Su crecimiento.

A adivinar jugamos todos más allá de la edad sugerida. Porque el tiempo compartido, el tiempo reído, supera cualquier cosa. Igual que la curiosidad. Y las ganas de aprender el mundo.

Emma&Rob

Luciana De Luca

Editora del blog Emma&Rob

Escribió, con Flor Delboy, el libro “Soy un jardín” (Periplo Ediciones)

Es escritora, editora y mamá de dos niños.


Emma&Rob.com

 


Facebook:http://www.facebook.com/emmayrob
Twitter:https://twitter.com/#!/EmmayRob

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *